+ de 30 especialidades sin cuotas mensuales Los mejores médicos y centros Mejor precio garantizado en nuestros centros Sin listas de espera
Llámanos 900 525 825 L-J de 9:00h a 19:00h - V de 9:00h a 18:00h

Consulta Pediatra

Consulta Pediátrica General

Consulta Pediátrica General

Consulta general con el pediatra para abordar cualquier tema que os preocupe de la salud de los más pequeños de la casa.
Ahorra hasta 75€
Dentro de la Medicina la Pediatría es la especialidad más completa y transversal ya que no se dedica al estudio de las enfermedades de un sistema del organismo ni de un órgano en concreto sino que abarca la salud del niño en su totalidad, durante toda la etapa de crecimiento y desarrollo, desde que nace hasta que entra en la edad adulta.

¿Cuál es el trabajo del pediatra?


Lo que más preocupa a los padres es que sus hijos crezcan sanos y felices. Y el médico que se encarga de cuidar la salud de los niños es el pediatra. Atiende a los niños desde que nacen, tratando las enfermedades que puedan padecer, evaluando el desarrollo neurológico y psicomotor, asegurándose que se cumple con el calendario vacunal y también orientando a los padres en cuanto a alimentación, prevención de enfermedades, hábitos de sueño, etc.

El pediatra ha de contar con la confianza de los padres ya que deberá tratar a su hijo durante muchos años.

¿Cuándo se debe acudir al pediatra?


Tras abandonar el hospital tras el nacimiento del bebé, la primera visita con el pediatra en Madrid será a partir del cuarto día y como máximo el décimo día de vida.

Si el bebé no padece ninguna enfermedad, deberá acudir al pediatra una vez al mes hasta que cumpla seis meses. Des de este momento y hasta los 12 meses, las visitas serán bimestrales.

Entre el año y los dos años, las visitas serán cada 3 meses y entre el segundo y el quinto año, cada 6 meses. A partir de los seis años, serán anuales.

En algunas ocasiones estas visitas coincidirán con las vacunas, pero en otras hay que llevar al niño únicamente para que le administren las vacunas correspondientes. Y también habrá otras muchas visitas más, cada vez que el pequeño se encuentre enfermo.

Recuerda que este calendario es el orientativo y siempre se deben seguir las indicaciones del pediatra en Madrid.

¿Cuál es la edad máxima para acudir al pediatra en Madrid?


La edad hasta la que se puede acudir al pediatra se ha ido modificando en múltiples ocasiones y actualmente no existe unanimidad entre las diferentes comunidades autónomas. Así, podemos encontrar que hay centros en que los pediatras atienden hasta los 14-15 años mientras que en otros lo hacen hasta los 17-18 años. También hay centros en los que a partir de los 15 años la familia puede decidir si sigue con el pediatra o prefiere pasar al médico de cabecera de adultos.

La tendencia en la mayoría de países europeos excepto Chipre, Grecia, Hungría, Italia y España es que los niños sean atendidos por pediatras hasta los 18 años. Pero a pesar del apoyo de los pediatras españoles a esta medida, el déficit de pediatras en el sistema nacional de salud impide su aplicación.

¿Qué hace el pediatra?


El pediatra  cuida de la salud de los niños en su globalidad y se encarga del seguimiento de todas las etapas de crecimiento. Su trabajo abarca:

  • Las visitas cuando el niño está enfermo.
  • Las revisiones periódicas para controlar la evolución del niño en todos sus aspectos (peso, talla, desarrollo psicomotor y neurológico, hábitos de alimentación, higiene y sueño, etc.).
  • La derivación a otros profesionales cuando detecta alguna patología que requiera la atención de especialistas (traumatólogo, dermatólogo, alergólogo, etc.) y el posterior seguimiento conjunto con el médico que corresponda.
  • El cumplimiento del calendario vacunal, es decir, que el niño esté al día con las vacunas que les corresponden.
  • Con respecto a los padres, guiarles, asesorarles en el cuidado de sus hijos, responder a sus dudas y, en muchas ocasiones, tranquilizarlos en sus miedos.


¿Por qué acudir al pediatra para vacunar a mis hijos?

Porque el pediatra es el que mejor conoce la salud del niño o niña y por eso también puede recomendar a los padres la administración de vacunas que no sean obligatorias, es decir, que no estén incluidas en el calendario oficial de vacunación, pero que en su opinión sí sean beneficiosas para prevenir enfermedades.

Las vacunas para niños incluidas actualmente en el calendario vacunal oficial de la Asociación Española de Pediatría son:

  • antihepatitis B (HB)
  • difteria, tétanos y tos ferina acelular (DTPa)
  • poliomielitis (VPI)
  • Haemophilus influenzae tipo b (Hib)
  • meningococo C (MenC) y meningococos ACWY (MenACWY)
  • neumococo (VNC)
  • triple vírica: arampión, rubeola y parotiditis (SRP)
  • varicela (Var)
  • virus del papiloma humano (VPH).


Las enfermedades más comunes en la infancia


Las enfermedades más comunes en los niños son los resfriados, la gripe, las bronquiolitis, las bronquitis, las gastroenteritis, las otitis, la enfermedad mano-boca-pie, la varicela, la mononucleosis o enfermedad del beso, la tos ferina o las paperas. Son de carácter infeccioso y por ello se contagian muy fácilmente en la guardería o en el colegio.

En la última década se ha producido un descenso en la cobertura vacunal en muchos países europeos debido al aumento de los grupos antivacunas lo que ha posibilitado -por ejemplo- el surgimiento de importantes brotes de sarampión, una enfermedad que se consideraba prácticamente erradicada.

¿El TDAH puede ser diagnosticado por el pediatra?


Normalmente, cuando hay una sospecha de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), la voz de alarma suele provenir de la escuela. Y al primer médico al que consultan los padres para obtener un diagnóstico es el pediatra. Cuando las sospechas se confirman por el pediatra, además de ofrecer orientación y asesoramiento a la familia para mejorar el día a día tanto en casa como en la escuela, les derivará a un especialista en TDAH para reafirmar el diagnóstico y proponer un tratamiento farmacológico en caso que sea necesario. Este especialista puede ser un neuropediatra, un psicólogo clínico o un psiquiatra infanto-juvenil.